La Aceptación De Sí Mismo - Romano Guardini

$169,00
Calculá el costo de tu envío
Compartir
Guardini tiende siempre a abordar los problemas de forma concreta y viva, no abstracta e incomprometida. No le bastan las consideraciones generales sobre el bien, el deber, la conciencia, el amor... Quiere ver pormenorizadamente las actitudes éticas que debe el hombre adoptar en cada fase de su vida y las realizaciones que ha de llevar a cabo. No realiza una investigación psicológica o sociológica de las etapas básicas de la vida humana. Le preocupa descubrir el sentido de dicha vida en las etapas ascendentes y en las descendentes, incluso en los momentos límite de éstas[6]. Su misión consistió, desde el comienzo de su actividad pastoral y publicística, en descubrir las leyes del pleno desarrollo de la persona humana, vista en todo su alcance. Este alcance llega hasta el Creador, tanto por razón del origen de la vida humana como de la meta que debe alcanzar. Según manifestó el autor a quien esto escribe, el pensamiento nuclear de toda su producción se halla expresado en la conferencia pronunciada en el 75 «Katholikentag» (Berlín 1952) con el título: Nur wer Gott kennt, kennt den Menschen (Sólo quien conoce a Dios conoce al hombre)[7]. A la luz de esa idea global del sentido de la vida humana, Guardini estima que cada etapa presenta una significación peculiar, de modo que su valor no puede ser deducido de otra etapa considerada como modélica.