Semillas De Cielo Y Tierra

$269,00
Calculá el costo de tu envío
Compartir
Semillas de Cielo y Tierra Angel Rossi "...lo que pretendo con estas paginas es simplemente tratar de comunicarles algunas cosas que, a lo largo de la vida y en circunstan cias diversas, me ayudaron. Palabras, símbolos, gestos, ejemplos de vida que en mi tuvieron fuerza de siembra. Semillas que a veces esparció Dios directamente, y muchas otras, a través de esos numerosos sembradores provinciales que dios puso cerca nuestro y de cuya bolea generosa de semillas de amor nos hemos nutrido," Padre Ángel Rossi, S. J. Con estas reflexiones del Padre Rossi, el Evangelio llega a los hombres de hoy con el lenguaje de hoy. Si el Padre a escogido la conocida alegoría del Sembrador y ha decidido llamar semillas a sus conversaciones familiares (homilías) es, simplemente, por una convencida voluntad de reafirmar lo terrestre como sitio donde Dios ha querido revelar su misterio. La palabra empleada es una sencilla que puede ser oída y entendida por todos. Volcada con tono entrañable y tonada provinciana, se dirige al hombre entero y no solamente a la cabeza. El Padre Ángel dirige sus ojos a la Jerusalén de cada día: Argentina, Bosnia, el Líbano, Ruanda, Hiroshima... Pero se detiene en la nota positiva, en la rodaja cotidiana que alimenta aun en el dolor, sobre todo en el dolor sin mañana del desaliento. Con libro en mano salió el Sembrador a nuestro encuentro, no queda sino disponer el alma mientras se le y esperar que venga la Palabra a la única parcela donde Dios siembra y cosecha, la del corazón humano. Indice de contenidos de este Libro: ----------------------------------------------- Salió el sembrador A modo de prólogo Tierra, sembrador y semilla Ser tierra Hombres "borde del camino" Hombres "pedregal" Hombres "abrojal" Hombres "buena tierra" Ser manos Ser semilla Nos alegramos y damos gracias a Dios por ustedes (Homilía con motivo del Día de la Madre) El corazón nos hace padres Fe, amor y esperanza ¡Señor!, ¿no te importa que nos hundamos? Cruzar a otra orilla Hay pasos en la vida que hay que darlos "así como estamos" Estar solos o sentir que lo estamos Grita, alguien siempre está dispuesto a escucharte Sólo tenemos cinco panes y dos peces (Homilía pronunciada el domingo siguiente al atentado a la sede de la AMIA) Olvido de sí mismo por amor al hermano necesitado Ofrecer nuestras manos Escombros de la indiferencia ¡Quédate, Señor, con nosotros! (Homilía en la Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo) En términos de San Ignacio Celebrar en comunidad Cruzar el desierto de nuestra vida El padre Pedro Arrupe en Hiroshima El Magnificat, entre el servicio y la fiesta Alegre canto a las maravillas del Señor Resistencia a gozar Los cristianos: hombres y mujeres de fiesta Nuestro propio Magnificat Educación y sabiduría (Conferencia de apertura del Curso de Rectores y Directivos de Escuelas Católicas del CONSUDEC) La educación es cosa del corazón El gozo: actitud del educador Lo difícil es enseñar alegremente Quiere mucho a tus alumnos Conocerlos y que nos conozcan Eficacia del amor y de los gestos A las palabras se las lleva el viento Una Iglesia para el nuevo milenio Iglesia seducida por Dios Iglesia testigo de esperanza Iglesia samaritana Conclusión