Vida Primera De San Francisco

$229,00
Calculá el costo de tu envío
Compartir
Vida primera de san Francisco La vida del Pobre de Asís conmueve e interpela, hoy más que nunca, al consumista hombre contemporáneo. Su mensaje es música serena y libre, pero lograda a costa de una entrega hasta las últimas consecuencias, de abrazar la Cruz del despojo y hacerse uno con El. Sello: Lumen ISBN: 978-950-724-130-7 Páginas: 192 Año: 2009 Autor: Tomás de Celano "Yo soy el pregonero del Rey. ¿Qué queréis?", fue la respuesta firme de Francisco a un grupo de ladrones que en el camino lo acecharon. Vocero del único y verdadero Rey, mensajero del Reino Eterno, san Francisco llega a los umbrales del tercer milenio con un anuncio cada vez más imperioso. Se sabe portador de una palabra que no es la suya, de la Palabra Viva del Evangelio. Y no grita ni impone. San Francisco canta, canta gozoso el amor de Dios por todas sus creaturas, aun por las más pequeñas y abandonadas. El cantar del Pobre de Asís es música serena y libre, pero lograda a costa de una entrega hasta las últimas consecuencias, de abrazar la Cruz del despojo y hacerse uno con el Cristo pobre y sufriente en el hermano. Para afinar el oído espiritual a esta melodía franciscana, Tomás de Celano, contemporáneo de san Francisco y miembro de su comunidad, escribió la que ha sido considerada por el Capítulo General Franciscano de 1266 como la primera y más verídica fuente de la vida y hechos del Santo. También nuestro tiempo ha de unirse al coro de quienes, a una sola voz, pregonan: "Alabado seas, mi Señor, por todas tus creaturas." ----------------------------------------------------------- Indice Introducción 5 Vida primera 9 Prólogo 9 En el nombre del Señor. Amén 9 Parte primera 11 Para alabanza de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén 11 Comienza la vida de nuestro beatísimo padre Francisco 11 I. Su género de vida mientras vivió en el siglo 13 II. Cómo Dios visitó su corazón por una enfermedad y por un sueño 17 III. Cómo, cambiado en el interior, mas no en el exterior, habla alegóricamente del hallazgo de un tesoro y de una esposa 21 IV. Cómo, vendidas todas las cosas, despreció el dinero recibido 25 V. Cómo su padre lo persiguió y lo encerró 27 VI. Cómo su madre lo liberó y cómo se despojó de sus vestidos ante el obispo de Asís 31 VII. Cómo, asaltado por los ladrones, fue arrojado a la nieve y cómo se entregó al servicio de los leprosos 35 VIII. Cómo reparó la iglesia de San Damián y del temor de vida de las señoras que moran en aquel lugar 37 IX. Cómo, cambiado el vestido, repara la iglesia de Santa María de la Porciúncula, y, oído el Evangelio, deja todas las cosas y se confecciona el hábito para sí y sus hermanos 41 X. Predicación del Evangelio y anuncio de la paz y la conversión de los seis primeros hermanos 43 XI. Espíritu de profecía y predicciones de san Francisco 47 XII. Cómo envió a sus hermanos de dos en dos y cómo poco tiempo después se reunieron nuevamente 51 XIII. Cómo escribió por vez primera la Regla cuando tenía once hermanos y cómo se la aprobó el señor papa Inocencio y la visión del árbol 55 XIV. Retornan de la ciudad de Roma al valle de Espoleto y permanecen en el camino 59 XV. Fama del bienaventurado Francisco y conversión de muchos a Dios. Cómo la Orden se llamó de los Hermanos Menores y cómo educaba a los que ingresaban en la religión 63 XVI. Su morada en Rivo Torto y observancia de la pobreza 69 XVII. Cómo el bienaventurado Francisco enseñó a orar a sus hermanos y la obediencia y pureza de éstos 73 XVIII. El carro de fuego y el conocimiento de los ausentes que el bienaventurado Francisco tenía 77 XIX. Solicitud por sus hermanos y desprecio de sí mismo y humildad verdadera 81 XX. Cómo, llevado del deseo del martirio, se dirige primero a España y luego a Siria. Cómo, por su mediación, Dios, multiplicando los alimentos, salvó la vida de los navegantes 85 XXI. Su predicación a las aves y obediencia de las criaturas 89 XXII. Su predicación en Ascoli y cómo por los objetos que sus manos habían tocado los enfermos recobraban la salud 93 XXIII. Cómo curó a un cojo en Toscanela y a un paralítico en Narni 97 XXIV. Cómo devolvió la vista a una mujer y cómo en Gubbio sanó a una paralítica 99 XXV. Cómo curó a un hermano de epilepsia o lo libró del Demonio y cómo en San Gemini liberó a una endemoniada 101 XXVI. Cómo lanzó también un demonio en Città di Castello 103 XXVII. Caridad y constancia de espíritu. Cómo predicó ante el señor papa Honorio y se confiaron él y los suyos al cardenal Hugolino, obispo de Ostia 105 XXVIII. Espíritu de caridad y afecto de compasión para con los pobres y lo que hizo con una oveja y con unos corderillos 109 XXIX. Amor que tenía a todas las criaturas por el Creador. Su retrato físico y moral 113 XXX. El pesebre que preparó el día de Navidad 117 Parte segunda 121 Comienza la segunda parte, que trata sólo de dos años de la vida de nuestro beatísimo padre Francisco y de su tránsito feliz 121 I. Tenor de esta segunda parte. Muerte feliz del Santo. Ejemplo de perfección de san Francisco 123 II. El supremo anhelo del bienaventurado Francisco y cómo, abriendo el libro sagrado, descubrió el querer del Señor sobre sí 127 III. Visión de un hombre en figura de serafín crucificado 131 IV. Fervor del bienaventurado Francisco y la enfermedad de sus ojos 135 V. Cómo fue recibido por el cardenal Hugolino, obispo de Ostia, en la ciudad de Rieti y cómo el Santo le predijo que llegaría a ser obispo de todo el mundo 137 VI. Virtudes de los hermanos que servían a san Francisco y cómo quería que fuesen todos los hermanos 141 VII. Cómo regresó de Siena a Asís. Encomio de la iglesia de Santa María de la Porciúncula. Bendición a todos los hermanos 145 VIII. Lo que hizo y dijo en su preciosa muerte 149 IX. Llanto y gozo de los hermanos al contemplar en él las señales de la cruz. Las alas del serafín 153 X. Llanto de las señoras de San Damián y cómo fue sepultado con honor y gloria 159 Parte tercera 163 Comienza la tercera parte, que trata de la canonización del bienaventurado Francisco y de sus milagros 163 Milagros de san Francisco 173 En el monte de Cristo, comienzan los milagros de nuestro santísimo padre Francisco 173 Epílogo 185